viernes, 12 de mayo de 2017

Comentario de texto narrativo.

           El fragmento de la obra titulada Nunca seré tu héroe de María Menéndez-Ponte, publicada en 2006, pertenece al género narrativo.
Andrés es un niño al que su madre le obliga a estudiar sin escuchar música, aunque él se pueda concentrar. A ella no le gusta la época en la que está, ya que le dice frases como que se pasa el día jugando a videojuegos y que siempre está con el móvil. Andrés opina que su padre es más enrollado porque le dice que estudie lo que quiera, pero no querría que su hijo fuera cantante. El tema es el descontento de un adolescente frente a las opiniones de sus padres sobre sus estudios.
            En cuanto a la estructura, la externa está formada por cinco párrafos, en cambio, en la interna, se podrían  determinar dos. Una primera parte, compuesta por el párrafo uno, donde Andrés muestra su descontento. La segunda parte serían los párrafos restantes, donde el protagonista muestra la postura, primero, de su madre y, por último en el quinto párrafo, la de su padre.
            Al tratarse del género narrativo, tiene narrador, espacio, personajes y tiempo. El narrador es interno, personaje principal, porque cuenta en primera persona, en el primer párrafo (“Me llamo Andrés…”), una historia que gira en torno a él. A partir del segundo, pasa a tercera (“Y no entiende que…”), porque relata la visión de sus padres; este cambio podría relacionarse con las dos partes propuestas en la estructura interna. El espacio parece ser la casa de Andrés. Es imaginario porque puede ser real, aunque se desconoce que exista. Todos los personajes actúan como protagonistas y en el caso de los padres podrían ser antagonistas, porque no permiten que él sea cantante o estudie escuchando música. Todos ellos planos, ya que no se aprecia ningún cambio en su manera de pensar o conducta. El tiempo externo sería el siglo XXI, en concreto el año 2006, por ser el de publicación. El tiempo interno está principalmente en presente y en orden cronológico, con un flashback.
            En el texto aparece un paralelismo, “Andrés, estudia, ¡Andrés estudia!”. La función del lenguaje que predomina es la expresiva, ya que el personaje principal explica desde su punto de vista cómo es su vida: “Me tienen harto…”, “Me fastidiáis…”. También aparece la representativa al decir su nombre y la apelativa al recordar las palabras de sus padres. Las clases de palabras más destacadas son los sustantivos (“Andrés, rollo, madre…”) y los verbos (“estudia, gusta, escuchar…”), propios del texto narrativo. Las oraciones mayoritariamente son compuestas (“Mi madre, con tal de verme encima de un libro, y sin escuchar música, está contenta”), además de simples (“Mi padre presume de enrollado”).
            Para concluir, el tema expuesto en el fragmento es de interés general entre los padres de los adolescentes, ya que es una etapa en la que están muy preocupados por el futuro profesional y personal de ellos. María Menéndez-Ponte, autora gallega, pertenece al grupo de escritores actuales de temática juvenil, libro de gran éxito entre estos lectores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario